“Jo-der, vaya semana. Todos los marrones del curro me han caído a mí. Todos los días trabajando como un imbécil apagando los fuegos que montan otros.  Acabo de colgar en mi muro esa e-card de desquite de De Cyrano: Para todos los que no se responsabilicen de dónde meten la mano… ¡Un mojón como un piano!

A ver si se dan por aludidos unos cuantos.

Paso página, ya es viernes por la noche y toca salir con los colegas. ¡Ah! Aquí está, mi camiseta ROCK the city. ¡A mover la ciudad!”